viernes, 13 de agosto de 2010

Viejos amargados sin un hobby en su vida presenta.....

Hoy, mientras me destrozaba todos los músculos del cuerpo, un señor, por llamarle de alguna manera, ha decidido tocarme los bemoles de una manera increíble.
Decide interrumpirme para que salga más tarde de allí diciéndome que si no se que está en medio y que si he sacado no se cuantos. Enfatizo el "no se que" porque aún no se lo que me ha dicho.

Antes de criticar lo que hago o lo que dejo de hacer, y antes de interrumpirme, creo que debería aprender a vocalizar y expresarse con claridad. Existen maneras y MANERAS de decir las cosas. Si he hecho algo que a él no le gusta, y le gustaría que lo hiciera de otra manera, que venga a avisarme con respeto y educación. Entonces pediría disculpas y haría lo que me ha dicho. Pero de esa manera... Ni que fuera un monarca...

Lo que más me fastidia es que encima me he tenido que callar, porque si no me quedo sin trabajo.

Con esto quiero registrar mi más profundo odio a que los señores mayores exijan respeto y luego ello no lo muestren a los demás. Y no ha sido solo por él; este hombre solo ha sido la gota que ha colmado el vaso.
Solo diré que ha conseguido que salieran mis demonios internos. En cuanto se ha ido, he empezado a pegar puñetazos a la pared y a farfullar todo aquello que se me pasaba por la cabeza.

Mis demonios han despertado de nuevo después de tanto tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Xemnas Keyblade